Repostería tradicional costarricense: Cocina de antaño

En Costa Rica es muy común encontrar en la repostería de antaño productos como lo son los bizcochos caseros, los famosos gatitos, en delicioso pan casero para acompañar una tarde de café, las quesadillas, los tradicionales borrachos, el inigualable tamal asado, galletas de natilla,el queque seco y muchísimas más. 

Bizcochos de maíz caseros.

Pero, ¿conoce sobre estas tradiciones culinarias costarricenses? Ahora conocerá un poco más de algunos de estos productos mencionados anteriormente. 

Repostería tradicional costarricense: Los borrachos

Los borrachos

Este pancito de una textura muy suave, relleno de jalea de guayaba y decorado con azúcar se derrite en la boca. Es perfecto para disfrutar en familia, además puede agregar sirope de chocolate, que intensifica su sabor aún más. Se cree que su nombre de “borrachos” proviene de su color, ya que las personas tienden a tener las mejillas rojas cuando toman licor; también se dice que es debido a su forma irregular, los cuales los hace tambalearse al colocarlos sobre una superficie plana. 

Gatito relleno de jalea de guayaba.

Los gatitos

En los siglos XIX y XX, debido a la gran inmigración europea, surgieron gran cantidad de reposterías y productos panificados dulces. Aunque se desconoce totalmente su origen, su nombre con el que se le conoce actualmente es totalmente autóctono. 

Son un pequeño bizcochuelo rectangular, esponjoso y alargado, usualmente cuentan con una cubierta de color rojo azucarado. Se rellena con alguna jalea o dulce de leche. 

El tamal asado

La palabra tamal se deriva del idioma náhuatl y significa envuelto. Con este nombre se conocen diferentes platillos de origen indígena en los que su preparación es generalmente masa de maíz cocida, envuelta en hojas de plátano o maíz.

Aunque no se encuentra envuelto en hojas de plátano, el tamal asado tiene una gran popularidad entre la repostería costarricense. Esta repostería es a base de harina de maíz o comúnmente llamada masa, y es originalmente cocinada en hojas de plátano.

Aunque actualmente en muchos lugares ya no se cocina en hojas de plátano o maíz, ni es cocinado en un horno de barro o fogón, como se preparaba originalmente, sigue siendo una de las reposterías más solicitadas en Costa Rica. Su origen se encuentra en la provincia de Guanacaste, donde era muy común encontrar los ingredientes frescos para realizar dicha repostería. 

El inigualable queque seco.

Queque seco

Este es un producto estrella que no puede faltar en la mesa de los costarricenses, y es vital encontrar la receta perfecta de esta deliciosa repostería, ya que debe contar con un delicioso sabor y esponjosidad por sí solo, puesto que este no lleva rellenos como jaleas ni decoración como merengue. Y es que aunque parece ser sencillo de preparar, conseguir esa textura y suavidad deseada no es tan sencillo.

Si desea disfrutar de lo mejor de la cocina de antaño costarricense, le dejamos una deliciosa receta del queque seco con limón, y si desea conocer más de este platillo, puede leer más ingresando aquí.

Queque seco con limón.

El queque seco con limón es una variante del queque seco tradicional, pero que cuenta con un delicioso sabor y no puede faltar en su mesa.

Ingredientes:

  • 450 g de harina tamizada.
  • 3 cucharaditas de polvo de hornear.
  • La cáscara rallada de un limón.
  • 150 ml de jugo de limón, recién exprimido.
  • 300 g de mantequilla a temperatura ambiente.
  • 340 g de azúcar.
  • 8 huevos.
  • Una pizca de sal.
  • ½ cucharadita de extracto de vainilla.

Procedimiento: 

  • Precaliente el horno a 180° C. 
  • Tome un recipiente grande, agregue la mantequilla, azúcar, la sal y mezcle bien estos ingredientes con una espátula o una batidora eléctrica hasta que se forme una pasta homogénea.
  • Separe las claras de las yemas. Eche las yemas a la pasta preparada anteriormente y bata muy bien. Puede agregar los huevos enteros, pero nuestra recomendación es separarlos para más adelante darle un toque extra de esponjosidad.
  • Tamizar la harina y el polvo de hornear, puede hacerlo directamente sobre el recipiente con el azúcar, mantequilla, sal  y yemas, pero añádalo poco a poco mientras lo mezcla con movimientos envolventes hasta conseguir una masa homogénea y sin grumos.
  • Añada el zumo de limón y la ralladura al recipiente, continúe mezclando la masa para que se integre el sabor y aroma.
  • En otro recipiente, bata las claras a punto de nieve, cuando esté listo, agréguelo a la masa y vuelva a mezclar lentamente todos los ingredientes para no perder la esponjosidad.
  • Para finalizar, vierta la masa en un molde engrasado y enharinado. Una vez el horno esté caliente, introduzca el molde y cocínelo por aproximadamente 40 minutos. Recuerde no abrir el horno muchas veces, ya que tiende a escaparse el calor.
  • Déjelo enfriar y listo. Puede dejarlo en su presentación tradicional, espolvorear con azúcar glas o preparar un glaseado.

Si lo desea, puede agregar a la mezcla frutos secos, o semillas, esto varía según el gusto de cada familia.

Ahora que conoce un poco más sobre la repostería de antaño, le recordamos visitar cualquiera de nuestras sucursales y disfrutar de la más exquisita repostería tradicional y acompañarla con un delicioso café. Además puede solicitar su repostería para llevar. ¡Le esperamos!

Otros queques disponibles

Queque tradicional

Preguntas frecuentes

Sabemos que cada día fluyen nuevas preguntas y dudas con respecto a nuestros deliciosos queques, es por esto que con el fin

Comments are closed.

Shopping Basket