El postre que perdura en la historia: el cheesecake

El cheesecake es una especialidad muy reconocida y apreciada alrededor del mundo, y aunque a muy pocas personas no les apetece este rico postre, también llamada tarta de queso, es prácticamente inevitable para muchos no pensar en su textura suave y dulce derretirse en la boca casi como un manjar de los mismos dioses.

Y a pesar de ser reconocido, pocos son los que saben su historia y origen, así que si quiere conocer más del mismo siga leyendo este blog. 

Fresa como ingrediente en el postre.

Cheesecake en el Imperio Romano y antigua Grecia.

Este delicioso y delicado postre es el resultado de muchísimas modificaciones a lo largo de los años, tanto es así que se cree que su nacimiento remonta en los años 4000 en la Antigua Grecia, específicamente en la isla Samos, antes de nuestra era actual. El pastel de queso era considerado fuente de energía, debido a esto era un alimento casi indispensable de los primeros atletas de los juegos olímpicos en 776 a.C.

No fue hasta el año 230 d.C cuando al escritor Ateneo se le atribuyó la primera receta escrita del cheesecake, la cual indicaba que únicamente se calentaba el queso triturado en una olla de cobre con miel y harina para luego dejarlo enfriar y servir. Luego de esto, la receta fue modificada para cuando Grecia fue conquistada por los romanos, la cual incluía huevo y era horneada entre ladrillos calientes. La nueva receta de cheesecake fue nombrada libuma, y este era un pastel que solo era preparado para ocasiones muy especiales.

Cheesecake neoyorkino

Posteriormente, con la extensión del imperio Romano, esta exquisita receta fue conocida en diferentes países de Europa, donde en cada uno esta preparación original fue modificada según los gustos y tradiciones. A partir del siglo XVIII, el cheesecake fue acercándose cada vez más a lo que conocemos actualmente, para luego llegar a América gracias a los colonizadores europeos. 

No fue hasta el año 1872 cuando se agregó a la receta el queso crema, cuando un fabricante de queso en Nueva York intentaba reproducir una variedad de queso francés, dando como resultado a un queso suave y cremoso. De esta manera, a finales del siglo XIX fue creada La New York cheesecake, gracias a un joven proveniente de Alemania, el cual llegó a los Estados Unidos y luego de probar una tarta de queso especial, no paró hasta conseguir su propia versión, la cual es la más conocida mundialmente y que ha logrado perdurar durante los años. 

Variaciones de la tarta de queso en el mundo

Cheesecake en el mundo

Actualmente, existen varias versiones de este exquisito postre como con crema agria, otra rellena con una capa adicional variada entre el queso crema, en Italia con queso mascarpone, ricotta y miel, otra griega elaborada con queso feta o Mizithra, una alemana con queso cottage con una base de masa recién preparada y más. Lo cierto es que, tras más de cuatro mil años de existencia, pocas personas son las que no se rinden frente a una deliciosa porción de este postre.

Algunas otras versiones son:

  1. Cheesecake de fresa: este combina fresas, dando como resultado un sabor dulce al paladar.
  2. Marmoleado: se prepara con dos pasteles de queso, uno de chocolate y otro de vainilla.

  1. Con arándanos: los ingredientes principales son huevo, queso y harina, además de usar el fruto en la mezcla y decoración.
  2. Naranja y ricotta: elaborado con queso con naranja muy concentrado, y elaborado con anticipación, ya que debe ser refrigerado con mínimo 12 horas.
  3. Nueva York: cuenta con un toque de limón, en ocasiones se le agrega una base de galletas molidas. 
  4. Japonesa: combinan claras de huevo y almidón.

Receta de tarta de queso tradicional 

Ahora que conoce la historia sobre el cheesecake, por qué no quitarse el gusto de disfrutar de este postre hecho en casa.

Ingredientes:

  • 1 barra de mantequilla (90 g aproximadamente) derretida.
  • 30 galletas sin relleno de su preferencia, molida.
  • 570 g de queso crema a temperatura ambiente.
  • 1 lata de leche condensada.
  • ½ cajita de crema dulce.
  • Ralladura de 2 limones.
  • Jugo de 2 limones.
  • 3 sobres de 7 g aproximadamente de gelatina sin sabor hidratada en ¼ de taza de agua y disuelta en baño María.

Preparación:

  1. Para la base, mezcle la mantequilla con las galletas, luego de estar completamente unidas, agréguela en un molde desmontable y cubra todo el fondo.
  2. Bata el queso crema hasta que esté suave, luego agregue la leche condensada, la crema dulce, la ralladura y el jugo de limón.
  3. Con la batidora encendida, agregue poco a poco la gelatina sin sabor. Una vez listo, viértalo sobre la base y refrigere por al menos 2 horas o hasta que esté firme. 
  4. Puede decorarlo a su gusto, comúnmente se decora con frutas frescas o mermelada. Luego llévelo nuevamente al refrigerador por 40 minutos más.

Tip adicional: Mientras vierte la mezcla del relleno sobre la base, puede agregarle algunos frutos o decoración.

Mini cheesecake de galleta Oreo de Trigo Miel

Ahora que conoce un poco más sobre este postre, no olvide que en Trigo Miel contamos con deliciosas opciones disponibles para usted, y que con gusto le ayudaremos con su cotización. Recuerde que nos ubicamos en Alajuela, Cartago, Heredia y San José.

Otros queques disponibles

Queque tradicional

Preguntas frecuentes

Sabemos que cada día fluyen nuevas preguntas y dudas con respecto a nuestros deliciosos queques, es por esto que con el fin

Comments are closed.

Shopping Basket